En noviembre del 2015, nos dieron el aviso de una paloma abatida  en Albacete y rápidamente acudimos en su ayuda. Tras llevarla al veterinario, presentaba una necrosis en su ala debido a una herida de perdigón. Por poco, la ala de Free no tuvo que se amputada, pero esta lesión a causado una invalidez de por vida, y aunque se recuperó de sus heridas, a día de hoy no puede volar. 

Otra vez la caza y el carácter lúdico del ser humano ponía en peligro la vida de un animal  no-humano. Free tendrá que sufrir de por vida la cruel idea de divertirse de un ser humano. Y es aquí donde empieza nuestra función. Desde entonces le hemos habilitado una zona recreativa con una casita bonita adaptada a varias alturas, unos escalones portátiles, ramas que se van cambiando para que pueda disfrutar de distintas olores, piscinas con agua,  y tierra para que explore y disfrute. 

 

En este santuario, esta es  nuestra labor, devolver a los animales no humanos todo lo que el ser humano le ha robado. Amadrina a esta gran pequeña superviviente y conoce más sobre ella.