Frida es una abuelita con mucha suerte, a la que encontraron en medio de la carretera, cerca del santuario
Unos vecinos la trajeron pensando que vivía con nosotras y se había perdido, y lo que no se imaginaba la pequeña, es que la llevaban a su nuevo hogar

Tenía muchas heridas por todo el cuerpo debido a las penosas medidas para esquilarla, pero nosotras nos encargamos cada día de curárselas, y ahora está completamente curada

A pesar de todo lo que ha vivido, su temor a las humanas al principio, es una oveja muy cariñosa y sensible, que busca las caricias y ser arropada por quienes la cuidan y miman 

Frida es puro amor, la ovejita más dulce que hemos conocido. Su nueva vida comienza, con una gran familia interespecie