Rescatamos a Laura y Patricia, dos ovejas procedentes de una granja abandonada, que estaba completamente llena de escombros, ramas secas, y purines de los animales que vivían allí

Sospechábamos que Patricia estaba embarazada, le hicimos una eco, auscultamos, escuchando latidos diferentes a los suyos, producía leche... y justo a las dos semanas de llegar al santuario nacieron Iryna y Alejandro

Nuestra querida rescatada ha dado a luz tranquilamente de madrugada, mientras las demás dormíamos. Sobre las 6 oímos un llanto, pero no quisimos molestarla, y a las 7.30 volvíamos a escucharlo, y al asomarnos encontramos a Iryna de pie, llamando a su mamá, y a los 5 minutos nacía Alejandro

Estamos muy felices por Patri, que por fin va a disfrutar de su maternidad, va a cuidar de sus bebés y nadie se los va a robar, y por Irina y Alejandro, que no van a conocer nunca la explotación ni el especismo

Iryna está algo más pequeñita porque no le deja mamar tanto como Alejandro, y es que un parto múltiple tiene sus cosas buenas y malas, y sacar adelante dos bebés es complicado

 

Iryna

Alejandro