Eder es una de los 4 pollitos que se rescataron de morir una granja por nacer prematuras

Crece y vive su nueva vida en el santuario, donde ha conocido lo que es el sol, la hierba, la arena, camitas de paja, un pienso rico y que no engorda su pequeño cuerpecito,y sobre todo, el respeto y amor

La pequeña por desgracia se quedó huérfana de sus hermanas tras un accidente, y como era muy pequeñita tenía que vivir en un parque seguro, donde no pudieran acceder depredadores del exterior. Ahora empieza a convivir con el resto de gallinas, a las que tampoco hace mucho caso, pues prefiere ir por libre, como nuestra querida Sora