Él es Homero, un gallo que un compañero de Albacete rescató del acoso que sufría por parte de unos chavales en la calle

Por los hechos que vivió, es un animal muy asustadizo, que no confía en las personas, y huye de cualquier contacto físico

Está recibiendo un tratamiento para hongos, y suplemento de vitaminas, para mejorar su estado de salud

A pesar de todo, se comunica con las gallinas del santuario, y nos da los buenos días cada mañana

Homero merece una oportunidad para ser feliz y no volver a sentir miedo