Llegó al santuario junto a Cristian en pésimas condiciones, procedentes de una nave abandonada, plagada de suciedad y basura

Lola hacía unas cacas negras muy feas, estaba llena de parásitos por dentro, y estaba clueca, pues la encontraron con muchos huevos acumulados, y a penas se movía

Hemos estado luchando por ella durante dos semanas, desparasitado, y por fin se encuentra bien, y puede relacionarse con les demás 

Al principio le costó bastante adaptarse a la jerarquía de las gallinas, e intentaba picar a todas, pero ahora es una más del grupo y disfruta del santuario con su nueva familia

Comienza vuestra nueva vida en libertad, lejos del especismo y maltrato