Llegó al santuario junto a Lola, en pésimas condiciones, procedentes de una nave abandonada, plagada de suciedad y basura


Cristian tenía la cresta con muchísimas heridas, necrosada, de picotazos de otrod gallos que había en la nave

Hemos estado luchando por él dos semanas, haciendo curas y desparasitado, y por fin se encuentra bien, y puede relacionarse con les demás 

En cuanto vio a las demás aves saltó la valla de su parque para reunirse con ellas, y ahora es uno más del grupo y disfruta del santuario con su nueva familia

Comienza vuestra nueva vida en libertad, lejos del especismo y maltrato