Nos dieron el aviso de una bebé que había sido separada de su mamá y hermanitas por ser más pequeña y débil que las demás 

En las granjas, cuando nacen bebés prematuras, enfermas o débiles, directamente les separan del resto, no merecen la pena el esfuerzo que supone sacarles a delante, que los beneficios que sacarán de su carne

Raquel iba a ser una de miles de madres esclavizadas desde que nacen hasta los 4 o 5 años que las tienen afinadas como máquinas de criar, de 15 a 20 años que podrían vivir en libertad

La pequeña es una gran terremoto, inquieta, curiosa, con hambre a todas horas, gruñendo todo el día, y buscando dónde meter el morrete para resguardarse del frío

Ahora crece libre y feliz, lejos de cualquier opresión que se beneficie de su cuerpo